Seleccionar página

Cómo combinar colores en la decoración

¡Bienvenidos a un artículo más de nuestro blog sobre decoración de interiores! Aquí nos gusta contaros algunos datos interesantes sobre interiorismo que os pueden ser bastante útiles: dónde y cómo se estudia esta interesante faceta del diseño, así como cuáles son los elementos que un decoración de interiores profesional suele tener más en cuenta.

Y si hay un factor que toma, definitivamente, un papel principal en la elección de los elementos que conforman un buen diseño de interiores este es el color. Las tonalidades que vayamos a elegir para acompañarnos en el diseño de nuestra casa o nuestro lugar de trabajo son absolutamente fundamentales para todo. Y no solamente por una cuestión estética, que también, sino porque según la psicología del color, los diferentes tonos en los elementos decorativos pueden afectar a nuestro ánimo y nuestras emociones.

¿Os gustaría saber de qué forma se pueden combinar los colores para hacer un ambiente que nos represente? ¿Qué cuestiones suelen tener en cuenta los decoradores de interior profesionales para hacer diferentes combinaciones? Lo que a priori puede parecer una combinación arriesgada, finalmente queda perfecta y lo que parece un must que no puede fallar, luego no tiene todo el magnetismo que buscábamos.

Si estáis interesados en saber cómo combinar colores en la decoración… ¡Seguid con nosotros, porque os vamos a contar todo lo que sabemos!

El círculo cromático: la mejor forma de elegir con perspectiva

círculo cromático

La mejor forma para saber cómo combinar colores en la decoración es tener una perspectiva general ante vuestros ojos: así, podréis ver todas las posibilidades e ir entendiendo la mezcla entre ellos y cómo puede afectar este a los diferentes espacios. En esta elección de colores para combinar, evidentemente siempre va a haber un factor de gusto personal, o bien del decorador, o bien del cliente. Eso sí, es importante tener en cuenta el por qué de cada color:

  • En la parte de la izquierda están los tonos llamados cálidos, que suelen introducir vitalidad y dinamismo a la hora de ser escogidos para decorar una habitación o espacio. Son buenos colores para hacer un espacio acogedor, aunque evidentemente en exceso, o según con qué combinación, pueden también afectar a la tranquilidad que pretendamos dar al lugar.
  • Mientras tanto, en la parte de la derecha se encuentran los tonos fríos que son buenos para hacer de un lugar una zona relajada. Los cálidos le dan ese toque de vitalidad, aunque en exceso puede ser cargante. No obstante los fríos son una buena elección para zonas donde por ejemplo hay mucho sol, pero en exceso pueden hacer de un sitio algo impersonal y poco acogedor.

En definitiva, y aunque ahora veremos cómo combinar colores en la decoración, lo más importante es tener todas las posibilidades ante los ojos, y saber qué efecto general pueden causar dichas mezclas.

Los grandes contrastes

los colores contrastados

¿Sois personas a las que os encanta combinar colores arriesgados y vivos para dar a vuestra casa u oficina un toque estridente y enérgico? ¡Entonces os recomendamos elegir grandes contrastes! Por ejemplo, un tono verde llamativo mezclado con un rosa chicle, o por ejemplo un tono naranja con uno azul eléctrico.

Este tipo de elección de colores suele traer espacios interiores llenos de personalidad: es más fácil conseguir algo original si se arriesga en la mezcla de tonos. Eso sí, en exceso, como os decíamos anteriormente, puede convertirse en un lugar donde, por ejemplo, sea difícil concentrarse. Así pues, si vais a elegir dos colores estridentes para vuestro salón o habitación, lo mejor que podéis hacer es:

  • Darle protagonismo a uno de los tonos. Por ejemplo el tono rosa chicle, y solamente combinarlo con un par de detalles en verde intenso.
  • Unificar esta combinación contrastada con otros tonos neutros alrededor. Si habéis elegido una lámpara verde y una mesa rosa, entonces las paredes deberían ser blancas o en algún tono más relajado que permita dar protagonismo a los toque de color.
  • Dejar espacio y margen entre las diferentes combinaciones de colores. Quizás un cuarto de baño, o cualquier lugar pequeño de la casa, no es el mejor para estos contrastes, y si lo es el salón o alguna habitación que sea amplia.

La combinación armónica

cómo combinar los colores en decoración

Si, por el contrario, sois personas que arriesgan menos, o que simplemente preferís establecer la armonía en las diferentes habitaciones de vuestra casa o lugar de trabajo, entonces deberéis de combinar colores en la decoración que sean más cercanos. En este caso, en lugar de buscar dentro del círculo cromático dos colores que sean contrarios, deberéis escoger el color que más os guste, por ejemplo un azul, y mezclarlo con otros tonos de azul o los más cercanos en la paleta: el verde azulado, el verde o por el otro lado el morado o el lila.

La elección de colores más suaves siempre va a ser más fácil a la hora de seguir escogiendo combinaciones. Con esto queremos decir que si por ejemplo escogéis, como en el caso anterior, una mesa que tenga tonos rosa chicle o azul eléctrico, quizás la elección de colores del sofá, o de la mesa para comer, o de los cuadros de las paredes os traiga más complicaciones.

En contraste, escogiendo tonalidades semejantes y cercanas, nunca será difícil encontrar el color para todo lo que rodea a cada mueble o espacio. Eso sí, os recomendamos que aunque sean tonos suaves, siempre es mejor darle protagonismo al más suave de todos y dejar los demás para puntos de color concretos. Si habéis elegido el azul, siguiendo con el ejemplo de antes, entonces poned la mayoría de las cosas en azul y después escoged el morado o el verde para cojines, cuadros o puntos específicos de color.

El monocromatismo

cómo combinar los colores en interiorismo

¿Y qué sucede si, por ejemplo, queréis que haya un color concreto que domine toda la casa y no queréis que sea difícil de combinar con todos los elementos que lo conforman? ¡Pues muy fácil! En ese caso lo que tenéis que hacer es combinar colores en la decoración de forma monocromática.

La parte positiva de esta combinación de color es que es apta para todos los públicos: las personas más arriesgadas pueden elegir un tono, el rojo o el verde, por ejemplo, que sea muy llamativo y aún así causar una sensación de serenidad y mesura en el espacio. Y en el caso de las personas que prefieran las tonalidades suaves, lo monocromo ayudará a aumentar esa sensación de paz y coherencia entre las diferentes líneas y espacios que probablemente estén buscando.

¿Y qué más? Pues es que, además, la decoración monocromática tiene otra gran ventaja, que es la sensación que provoca: está demostrado que, sea lo estridente que sea el tono que elijáis, el hecho de que se alargue por un espacio hace que este parezca más grande. Si el color se expande por pared, muebles e incluso en alguna ocasión, suelo, las líneas se alargarán y por tanto darán una evidente percepción de que el lugar tiene más metros de los que a simple vista parece.

Los estampados: una forma de mejorar las combinaciones

A la hora de saber la respuesta sobre cómo combinar colores en la decoración, los expertos en la decoración de interiores tienen otro truco infalible para no tener que renunciar a un determinado color sin tener que perder otros debido a la mala combinación que hacen. Este truco consiste en utilizar estampados en lugar de colores completos para ser puestos en los elementos de cada habitación o espacio.

¿Cómo es esto? Pongamos el caso de que os gusta muchísimo el color rojo fuego, pero al ser un color arriesgado no queréis comprometer el resto de decoración en base a este, y desde luego no queréis elegirlo como color principal porque puede crear un espacio demasiado vital, y que os altere. En ese caso, no tenéis por qué renunciar al rojo, y quizás usar algún elemento con lunares de color rojo, o con líneas geométricas en tono rojo.

¿Veis qué fácil? De esta forma se encontrará ese color que tanto os gusta en la combinación principal, pero no hará una mezcla excesiva con otros elementos del espacio. Como probablemente sepáis, los estampados son infinitos e increíbles: motas, líneas, cuadrados… ¡E incluso  un divertido animal print para darle un punto moderno y original!

El uso de cada espacio para la elección del color

cómo combinar colores en decoración

Al principio del post os comentábamos que en la elección de colores para combinar en la decoración es importante el criterio personal de cada uno, y evidentemente este va a ser el que predomine sobre otros criterios que no sean estéticos. Eso si, no podéis olvidar la psicología del color de la que os hablábamos, y la elección de según qué colores para espacios donde se va a hacer una actividad determinada, puede ser un error.

Por ello, si queréis saber cómo combinar colores en decoración desde el punto de vista de los expertos de esta materia, también tenéis que saber que ellos necesitan la información sobre para qué se va a usar cada espacio. ¿Es conveniente elegir un color negro o rojo para una habitación pequeña en la que vais a trabajar 8 horas diarias, por ejemplo? Lógicamente no. Y por el contrario… ¿Elegiríais una habitación completamente blanca, sin ningún color vivo, para decorar la habitación de los niños de la casa? ¡Nosotros creemos que tampoco!

En conclusión, es necesario pensar sobre muchas cosas antes de saber cómo combinar los colores a la hora de decorar: el uso de cada habitación, las medidas que esta tiene, así como la cantidad de sol que recibe y las ventanas con las que cuenta son solo algunos de los elementos a poner en valor cuando os sentéis ante el círculo cromático y penséis… ¿Cómo queremos decorar nuestra casa? ¿Dónde queda mejor ese tono que tantas veces hemos imaginado en nuestro futuro hogar u oficina?

Sobre la web de decorador de interiores

Esperamos haberos ayudado a comprender cómo combinar colores de forma profesional. Si os ha quedado algún tipo de duda al respecto, aquí estamos para ayudar y resolver ejemplos específicos no solo de qué colores elegir, sino también de cómo decorar espacios interiores en general.

¡Muchas gracias por leernos! ¡Nos vemos en el próximo post!